Ideograma Felicidad Meditacion Salud Respiracion
Ideograma Felicidad Meditacion Salud Respiracion
Ideograma Felicidad Meditacion Salud Respiracion

El Invierno

El elemento del invierno es el agua. El agua es necesaria para que cualquier semilla germine y se desarrolle. El origen, lo que llamamos vida, está en el agua. Es un elemento de purificación indispensable para la vida.

La emoción correspondiente es el miedo. El miedo muy intenso puede afectar al riñón.

“Los órganos que despiertan son el Riñón y la Vejiga.”

El invierno

El clima es el frío.

El color es el negro o el azul oscuro.

Su sabor es el salado.

El sentido es el oído, su orificio exterior es la oreja. Controla la audición.

Cuando la energía del riñón es deficitaria, una de las primeras manifestaciones son dolores o molestias lumbares. Según esté la energía del riñón, así van a estar los dientes, la zona lumbar, la audición y los cabellos. También puede haber problemas articulares, óseos, edemas, retención de líquidos, trastornos de la orina, vértigos, zumbidos en los oídos y cansancio.

Para ayudar y reforzar el riñón, podemos realizar determinados ejercicios de Qi Gong y tomar alimentos adecuados.

Podemos utilizar alimentos cuya naturaleza sea salada, como son los pescados, mariscos, algas, cuya procedencia es un medio salino: el mar. El sabor salado ayuda a drenar las toxinas siempre que su consumo sea moderado. Recordemos que los líquidos de nuestro medio interno también son salados.

En cuanto a los cereales, la cebada y el mijo poseen también cierta cualidad salada. El trigo sarraceno aumenta el calor corporal y ayuda a eliminar el frío interno.

Cebolla, zanahoria, puerro, chirivía, nabo, tonifican los riñones y fortalecen la vejiga.

Las algas, en todas sus variedades, drenan el cuerpo de toxinas, son altamente remineralizantes y fortalecen los huesos.

Los pescados gelatinosos utilizados para preparar caldos nutren mucho el riñón.

Los mariscos, especialmente el mejillón, refuerzan el riñón y la zona lumbar.

Legumbres como la alubia, lentejas, azukis cocinadas con algas ayudan mucho a nuestros riñones.

Podemos tomar también perejil, ginseng y frutos secos como la almendra y sobre todo los anacardos, así como té de jengibre y té de canela.

¡Con mi mejor energía de invierno!

Oskar