Sigue el Camino del Corazón

Enseñanzas

Página Oficial del Dr. Oskar Salazar, Maestro de Qi Gong (Chi Kung)

Al principio del camino hay que escoger la dirección adecuada. Allí puedes pararte a observar la dirección que vas a tomar. Sin embargo, no te quedes demasiado tiempo o nunca saldrás de ese lugar.

Pregúntate cuál de estos caminos tiene corazón y en cuál te encuentras feliz, pues ese es el verdadero camino del corazón.

Reflexiona lo necesario sobre las opciones que tienes para escoger y, una vez que des el primer paso, olvídate definitivamente de la observación, pues en caso contrario nunca dejarás de torturarte, preguntándote si el camino que escogiste era correcto. Si prestaste oídos a tu corazón antes de ponerte en movimiento, sin duda escogiste el camino correcto.

El camino no dura para siempre. Es un regalo recorrerlo durante algún tiempo, sin embargo un día terminará, por eso debes estar siempre listo para despedirte en cualquier punto. Por mucho que te deslumbren determinados paisajes, no te apegues.

Honra tu camino. Ha sido tu elección, fue decisión tuya. Haz siempre lo correcto para conservarlo y mantenerte en él.

Recuerda que el camino va siempre hacia delante. A veces es necesario resolver algo que se nos ha olvidado. Un camino bien cuidado permite que puedas resolver, en el presente, grandes dificultades.

La atención y la presencia son fundamentales.

No dejes que las hojas secas al borde del camino te distraigan, ni que la manera de cómo los otros cuidan de sus propios caminos desvíe tu atención. Tienes un alma a quién escuchar y cuidar.

A veces es necesario repetir las mismas tareas: arrancar las malas hierbas o cubrir los agujeros que surgieron tras una lluvia inesperada; que esto no te enfurezca, pues forma parte del viaje. A pesar del cansancio y a pesar de las tareas repetitivas, ten paciencia.

Toma tus propias decisiones. Tú eres el único responsable del camino que te ha sido confiado y que te ofrece la felicidad.

Por lo tanto, estate preparado para los súbitos cambios del otoño, para el hielo resbaladizo del invierno, para las tentaciones de las flores en primavera y para la sed y tormentas del verano.

En cada estación aprovecha lo mejor que te ofrezca, solamente tienes que seguir el movimiento del Tao.

Que las historias que cuente tu alma sean bellas y se reflejen en cada paso que das.

Sé feliz en tu camino y disfrútalo… porque tiene muchos regalos!

 

Con mi mejor energía!

Oskar

 

ENSEÑANZAS
Volver a ENSEÑANZAS