La Meditación

Enseñanzas

Página Oficial del Dr. Oskar Salazar, Maestro de Qi Gong (Chi Kung)

La Meditación no consiste en seguir un sistema, no es una repetición obstinada ni una imitación, tampoco es una concentración del pensamiento (es decir, una manera de fijar la propia mente sobre un pensamiento y expulsar los otros).

En otros términos, la naturaleza de la Meditación no es ser el lugar de un combate entre la voluntad insistente en concentrarse y la mente que vagabundea; en cambio habría que estar atento a todos los movimientos del pensamiento en todos sus desplazamientos.

Cuando vuestra mente erra a la aventura, es que estáis interesados por una cosa distinta de la que estáis haciendo.

La Meditación exige una mente sorprendentemente ágil; es una comprensión de la totalidad de la vida donde toda fragmentación ha cesado y no una voluntad dirigiendo el pensamiento. Esta comprensión de la estructura del pensamiento tiene su propia disciplina: es LA MEDITACIÓN.

La Meditación consiste en ser consciente de cada pensamiento, de cada sentimiento, en no juzgarlos jamás ni en bien ni en mal, sino en observarlos.

Entonces uno empieza a comprender todo el movimiento del “pensar” y del “sentir”. De esta lucidez nace EL SILENCIO.

El silencio compuesto por el pensamiento es estancamiento, una cosa muerta, sin embargo el silencio que viene cuando el pensamiento ha comprendido su propio origen, su propia naturaleza –es decir, que ningún pensamiento es jamás ni libre ni nuevo, sino siempre provocado y antiguo- este silencio es UNA MEDITACIÓN donde el meditador está en un estado de total vacuidad y serenidad, dado que su mente se ha vaciado del pasado.

Considerar cada cosa de manera parcial no es la Meditación, ya que la Meditación es un estado del espíritu que considera con una completa atención toda cosa en su globalidad. Y nadie puede enseñaros a estar atentos. Y si cualquier sistema os enseña la manera de estar atentos, es al sistema al que estáis atentos y no a la Meditación.

Cuando aprendas a conocerte, obsérvate, observa la manera como caminas, como comes, lo que dices, las intrigas, la maldad, los celos. Ser consciente de todo esto en ti, sin ningún juicio de tu parte, forma parte de la Meditación.

La Meditación es una de las artes mayores de la vida, tal vez incluso el “ARTE SUPREMO” y nadie te lo puede enseñar: esta es su belleza.

 

Buena suerte. Con mi mejor energía,

Oskar

 

ENSEÑANZAS
Volver a ENSEÑANZAS