La forma Humana: todo un gran regalo

Enseñanzas

Página Oficial del Dr. Oskar Salazar, Maestro de Qi Gong (Chi Kung)

Ustedes tienen la suerte de haber tomado la forma humana.

No dejen pasar esta oportunidad. ¿Oportunidad de qué? ¿Y para qué?

Pueden pensar que existen muchas respuestas, sin embargo respuesta solo hay una: ponerse consciente.

Tuvieron que pasar 14 mil millones de años para que naciese el primer humano. Estamos hechos de miles de partículas y moléculas de viejas estrellas, dando lugar a la formación de entidades emocionales, autónomas, llamadas personas. De naturaleza celular, tejidos, órganos, sensaciones, emociones, pensamientos, expresiones y relaciones.

¡Qué maravilla es ser un ser humano! No importa qué situación cultural, social o económica, nosotros somos verdaderamente partículas de estrellas, con una entidad y un alma.

Es el humanoide que nos ha hecho creer que este es un valle de lágrimas. El secreto del mundo y de tu destino no está escondido ni en las profundidades del mar, ni en la cima de las montañas, ni tampoco en otras galaxias, sino en tu propio corazón.

Existe una técnica muy beneficiosa que nos puede ayudar a despertar y crecer. Se trata de aprender a visualizarnos felices.

Porque todos los días nosotros utilizamos de forma inconsciente nuestra imaginación para crear la realidad, empleando una alta dosis de Qi (energía vital) que podríamos utilizarla positivamente beneficiándonos y beneficiando a todo el planeta. Se trata entonces de utilizar esa fuerza de creatividad de manera consciente, lo que nos permite avanzar a nosotros mismos y al mundo entero.

Lo más importante es relajarse. Túmbense sobre la espalda o sentados y observen sus respiraciones, sin alterarse. Imaginen estar con su mejor compañía, con la mejor música, con su mejor recuerdo maravilloso y sientan sus sensaciones más agradables y más positivas.

Tienen que sentir su cuerpo flotar, como si estuviera suspendido, es entonces que tenemos el espíritu en paz. Relajarnos significa en nuestro cerebro emitir ondas alpha. Estas ondas nos permiten ponernos conscientes, quitando la carga de pensamientos e imágenes del pasado y del futuro, ofreciéndonos la oportunidad de permanecer en el presente, en el aquí y ahora. Cada vez que respiramos estamos presentes, sin provocar ningún pensamiento. Es un instante de contemplación, donde estamos en paz con nosotros mismos y con todo el universo, conectados.

Estos instantes, son instantes de luz, volvemos a ser estrellas brillando en el firmamento.

 

Con mi mejor energía,

Oskar

 

ENSEÑANZAS
Volver a ENSEÑANZAS