El testigo

Enseñanzas

Página Oficial del Dr. Oskar Salazar, Maestro de Qi Gong (Chi Kung)

Aprender a ser más suaves, es lo que nos hace falta para volvernos más sólidos y nutrir nuestra fuerza interior. Sin embargo, se enjuicia la suavidad y se confunde con la debilidad. Esto es un grave error porque la fuerza que reconoce la sociedad es solo rigidez, intolerancia, arrogancia…es puro Ego, y esta fuerza atrae lo nefasto y lo destruye todo. Cuanto más delicado y cuanto más frágil, mayor calidad y más consciencia.

Nada es tan suave y tiene tanta fuerza como el agua y sin embargo fluye natural y libre, con la sabiduría de seguir hacia delante porque esa es su naturaleza original. Ninguna piedra, por más grande y resistente que sea, tienen la capacidad de detener el agua y son esas mismas piedras las que ponen música a su paso.

También nosotros podemos volvernos flexibles y suaves como el agua, o como las flores, que van soltando todas sus fragancias cuando sopla un fuerte viento. Permite que afloren tus talentos y tus dones con cada dificultad, con cada obstáculo, porque la existencia los ha puesto ahí con una intención.

Aprende a vivir cada prueba que te envía el universo como una experiencia positiva para ayudarte a crecer y a evolucionar, porque finalmente se transformará en sabiduría que permanecerá integrada en tu corazón por toda la eternidad.

Comencemos liberando nuestro corazón de todo el peso que tiene que soportar por tanto sufrimiento que nos fabricamos sin ninguna necesidad y de una forma virtual y mental. Cuando nos ponemos a observar y logramos poner distancia, todo cambia y el sufrimiento desaparece como por arte de magia.

Se trata de encontrar ese lugar en ti desde el que puedes ser testigo y lograr observar sin identificarte con lo que está sucediendo. Es necesario tomar distancia de tu mente y liberarte de ella y de todas sus ataduras: pensamiento, emociones, condicionamientos, resistencias, etc. Porque la mente (Ego) se la pasa jugando a ponernos trampas para crear conflictos y sentirse más poderosa que tú. En el momento mismo en que tomas presencia y eres capaz de observarla, te harás consciente de que tú no eres esa mente.

Recuerda que cuando aparece el odio, los celos, la ira, el miedo… no eres tú, son estados de tu mente que vienen y se van. No permitas que te controlen, no te reconozcas en ellos, solamente vuélvete testigo, sin juicios, sin prejuicios y deja que pase como nubes en un cielo azul, claro y luminoso. Contempla y permanece neutro, no le pongas ningún color, porque todo igual que llega, pasa y no podemos hacer nada por evitarlo. Finalmente, el único que se queda y no desaparece eres tú, es tu verdadero ser. Si permites que te afecte cada pensamiento, cada emoción, estás alimentándolo, lo estás haciendo crecer y se vuelve cada vez más y más importante y con ello tu sufrimiento también.

Si tenemos paciencia y perseverancia en la práctica, poco a poco se irán abriendo espacios entre pensamiento y pensamiento…entonces sentirás que la mente se va calmando, el silencio se va instalando y una nueva dimensión se abrirá dentro de ti porque estarás entrando en el mundo de la consciencia.

Llegará un buen día en que habrás adquirido la maestría de transformarte en la misma flor y en el mismo cielo que estás contemplando.

 

Con mi mejor energía,
Oskar

 

ENSEÑANZAS
Volver a ENSEÑANZAS