La mariposa

CUENTOS Y POEMAS

Página Oficial del Dr. Oskar Salazar, Maestro de Qi Gong (Chi Kung)

Cuentan que un día de mañanita, a un caminante le visitó una mariposa amarilla, revoloteó en torno a su cabeza, y se le posó en el hombro, acompañándole un tramo del camino. El caminante se sintió honrado, complacido, saludado, atendido.

Tras un rato la mariposa voló, hacia otros cielos, y el viajero se sintió dejado, abandonado, y pensó que la mariposa podía haberse quedado con él. Protestó al no poder mantener la sensación interna de placer que le había producido la compañía y atención de la mariposa.

Algunas horas más tarde, el caminante encontró una mariposa amarilla de similar tamaño en mitad de la senda que andaba. Estaba tumbada, inmóvil. Contento de haberse dado cuenta y no haberla pisado, se agachó para tomarla delicadamente en la mano. No parecía herida, ni parecía sufrir. No volaba, ni reaccionaba cuando el caminante la cogió en su mano, parecía que la fuerza de la vida la estaba abandonando, apenas movía una pata. Simplemente parecía estar acabando su ciclo como mariposa.

El caminante recordó su protesta, recordando su deseo de que la mariposa de la mañana no volase lejos de él. Le sacudió comprobar su egoísmo ignorante que hubiera limitado el vuelo, a vivir, a ser mariposa, mientras tenía vida.

Lloró su ignorancia del apego, y se tornó algo más humilde, algo más fluido, más dispuesto a la aceptación de lo que simplemente sucede.

 

Con mi mejor energía,

Oskar

CUENTOS Y POEMAS
Volver a CUENTOS Y POEMAS